Caja Rural Salamanca

Logo ruralvía

 Español
Buscador

Entrevista a Juan Carlos Robledo, director del Área de Organización Operativa de Caja Rural de Salamanca en La Gaceta20/09/2020

webjuancarlos

¿Cómo afecta la pandemia de coronavirus a la actividad financiera?

La pandemia ha supuesto un nuevo reto a la hora de realizar la gestión tanto interna como con nuestros clientes. De manera interna se implantan medidas de trabajo a distancia, fomentando la digitalización tanto de los procesos como de los documentos. En la vertiente comercial esta crisis ha provocado que se cambie el modelo de gestión con los clientes, atendiendo sus necesidades a través de nuestras herramientas on line y de manera presencial para todos aquellos que no tienen opción a ello; ya que como servicio esencial, todas nuestras oficinas se han mantenido abiertas al público en todo momento. Toda crisis genera situaciones positivas, y en consonancia, hemos sido capaces de dar un impulso muy importante a la operativa on line consiguiendo que todos nuestros clientes hayan recibido un servicio de calidad, en esta situación tan complicada.

 

¿Qué papel han ocupado las aplicaciones informáticas bancarias?

Las aplicaciones bancarias como la nuestra (ruralvia), están haciendo posible que los usuarios puedan realizar todas sus consultas, gestiones e incluso nuevas contrataciones a través de su terminal móvil, ordenador o tablet, con todas las ventajas que esto conlleva y con las más estrictas medidas de seguridad. Su utilización ha aumentado muy significativamente durante toda esta crisis debido a que, aunque ya muchos clientes lo utilizaban con asiduidad, otros muchos no terminaban de dar el paso por costumbres basadas en la banca presencial. En todo caso, el que prueba lo percibe como un escenario repleto de ventajas y comodidades.

 

¿La banca electrónica es ya más que una tendencia una realidad?

Por su puesto, diariamente el “dinero electrónico” gana un poco de espacio al físico. En un mundo globalizado donde el comercio digital conquista terreno, cada día es más necesario recurrir a la banca electrónica en sus distintas vertientes para poder operar. Por todo ello, las entidades financieras desarrollamos a través de plataformas de pago, en algunos casos compartidas, los canales necesarios para que el usuario pueda adquirir productos de manera fácil y segura. A la vez dotamos a los comercios de las herramientas necesarias para poder realizar cobros on line y que sus negocios no se vean limitados en un entorno reducido. La banca electrónica es el futuro de las transacciones financieras y por ello en Caja Rural de Salamanca siempre tratamos de estar a la vanguardia. En nuestra entidad el 60 % de las transacciones ya se realizan por este canal.

 

En plena era de la tecnología y el big data, ¿qué escenarios se presentan? ¿cómo se protege al usuario?

Siempre hemos tenido muy presente que la información es uno de los activos más importantes de una organización y es por ello que su gestión, análisis e interpretación te pueden situar ante grandes oportunidades y escenarios que de otra forma es muy complejo visualizar. Big data y analítica predictiva son herramientas imprescindibles en el entorno digital y ayudan a conocer tu situación y el camino que puedes recorrer. Respecto a la protección de los usuarios, contamos con una legislación muy desarrollada y reforzada con el Reglamento Europeo de Protección de Datos e incluso vela por la correcta gestión y conservación de la información confidencial a través de una figura con la que en Caja Rural contamos que es el DPO.

 

¿En qué proyectos digitales está trabajando Caja Rural?

Son varios los frentes que tenemos abiertos y es que en estos años la evolución digital de la entidad ha sido una clara apuesta. El primer paso que hemos dado ha sido la mejora de las comunicaciones en toda nuestra red dotando de fibra y líneas de respaldo, algo que parece muy básico, pero que teniendo en cuenta nuestra demarcación territorial no es nada sencillo. Por otro lado, hemos reforzado nuestras conexiones con tecnología IP, así como los servidores de comunicaciones y de gestión de la información. Y una vez tenemos todos los medios físicos, estamos realizando desarrollos propios de digitalización dirigidos a la mejora de la eficiencia. Al mismo tiempo implantamos desarrollos focalizados a solventar nuevos requerimientos legislativos y herramientas a medida para la gestión y seguimiento de la actividad comercial. En estos momentos podemos decir que estamos en una situación muy avanzada en lo que a la banca digital se refiere, respaldados por nuestro centro nacional de gestión informática RSI y las evoluciones se producen casi a diario.

 

Alternativas al monedero electrónico como Bizum cada vez se implantan en más colectivos

Sí, plataformas como Bizum existen muchas en el mercado, pero la gran ventaja de esta es que cuenta con más de 8 millones de usuarios y sobre todo destaca por su simplicidad, funcionalidad y seguridad al incorporar ya la autenticación reforzada que le dota de la mayor garantía de seguridad posible.

 

¿Qué avances nos esperan?

A nivel de pagos electrónicos, uno de los grandes retos en desarrollo es el “one clik to pay”, incluso llegar al 0 clik to pay. Que el usuario tenga la mejor experiencia de cliente y la mayor facilidad de pago, sin que esto influya en la seguridad de la transacción, ni se comprometa ningún dato a través de nuevos métodos biométricos, combinados con el uso de los sensores de las pantallas de los dispositivos, listas de confianza, patrones de navegación, tokens, etc, para no tener que incorporar contraseñas constantemente a la hora de operar.