CAJA RURAL DE NAVARRA

    Buscador
     Español
    Buscador
      Hágase cliente  
    localizacion
      Redes Sociales CR de Navarra  

    logo te escuchamos


    FacebookBlogtwitter

      Consejos de emprendedores para emprendedores  

     

    Nada es imposible. Xavier Gabriel (Fundador de la Bruixa D’Or)

    Si tengo que decir algo a la opinión pública, amigos, estudiantes y en especial a la gente que mira el futuro, empezaría diciendo : Nada es imposible.

    Estamos inmersos en un mundo donde la mala mar no descansa, todo son noticias negativas y políticos que no aportan ninguna solución y a pesar de ello; Nada es imposible.

    Las mejores ideas pueden llevarte al éxito o al fracaso, todo depende del cimiento de la obra en la que se construyan. Dichas ideas difícilmente saldrán de la mesa de tu despacho, por lo que es aconsejable viajar, aquí es donde lograrás el mejor brainstorming. Eso si, debes aprender a viajar. Viaja con los ojos abiertos, no pierdas el tiempo repitiendo las mismas calles a diario, mira hacia los dos lados, así es como verás más de lo habitual. No lleves nunca conectado el móvil por la calle, ni pienses en nada electrónico, si lo haces tendrás interferencias en tus pensamientos y en tu visión, aprovecha tus salidas para desconectar y ver colores, sombras, ideas, futuro, luz, y por supuesto, llénate de optimismo.

    Es complicado dar un buen consejo o sugerencia, sin embargo te recomiendo que rías siempre. Ríe al salir de casa y cuando regreses, no ceses tu sonrisa en el trabajo, ni con los amigos, clientes o proveedores...... Comparte tu felicidad con la gente y obtendrás la fuerza suficiente para cualquier éxito que te propongas.

    El optimismo es la mejor financiación para levantar negocios, además de un buen aliado de la felicidad, la alegría y el sonreír.

    Las cosas no llegan solas, el trabajo y la perseverancia son necesarios siempre. Pero si eres positivo, optimista, atrevido y decidido, tu camino tiene sentido. Yo no conozco otro medio para mover lo que quiero, y cuando lo muevo, es porque quiero. No importa si el cielo está sereno o nublado, quien de verdad es optimista, ve las estrellas todas las noches. En estos momentos de crisis, aunque este nublado debemos saber que no podemos ver, pero si pasar !!!

    Con estas palabras puedes subirte al tren de la suerte, y siempre tener presente que el éxito tiene dos vías, la del trabajo y la perseverancia. Si eres capaz de aceptar ésta realidad, ya eres ganador y solo si fracasas podrán medir tu grandeza.

    El valor del fracaso para el emprendedor. Eneko Knorr (Fundador de Ideateca)

    Un emprendedor que empieza tiene ante sí muchísimos obstáculos que deberá superar: incomprensión por parte de su entorno, falta de financiación, economía en crisis... Y hay algo que le puede incluso bloquear: el miedo al fracaso.

    Y es que vivimos en una sociedad que no perdona. Cuando alguien comenta a sus amigos que va a crear una empresa, muchos se ríen de él y el resto piensa que va a fracasar. Si el negocio no sale adelante, se dará una circunstancia muy triste: algunos casi se alegrarán del cierre, porque claro, 'ya lo decía yo'. Y, desde ese momento, el emprendedor ya quedará marcado. Un fracasado, un perdedor. ¿Quién quiere tener cerca a alguien así? Un empresario ya es una de las figuras peor valoradas de la sociedad, tristemente. Así que un empresario que ha fracasado... lo peor de lo peor.

    Curiosamente, en Estados Unidos, un país muy emprendedor, donde se valora a quien crea negocios, a los empresarios, el fracaso está bien visto. Fracasar es duro, pero es una grandísima experiencia para crear la siguiente empresa. Es bastante lógico: en una segunda 'aventura', las probabilidades de fracasar serán mucho menores, y es por ello que, al otro lado del charco, hay inversores y empresas de capital riesgo que valoran mucho a quien ya ha fracasado, e incluso no invierten en quien no tenga una mala experiencia en su currículum.

    Muchísimos emprendedores hemos fracasado en nuestro primer intento. Sí, es una faena, es duro. En ese momento no nos damos cuenta, pero más adelante comprobamos lo importante que fue aquella experiencia y cuánto nos ha podido ayudar a tener éxito en la siguiente.
     

    Cuando aquí nadie quiere al emprendedor que ha fracasado, en USA incluso lo buscan, pensando: 'Ya perdió su dinero o el de otro y aprendió, por lo que ahora me hará ganar.' Es el gran valor del fracaso: la mejor experiencia.

    Hacer que las cosas pasen. Oscar Matellanes (Fundador de Quomai)

    “Quiero emprender. Pero me falta LA idea”, es probablemente una de las frases que más hemos oído cuando hablamos de lanzarnos a la aventura emprendedora.

    Sin embargo, entre los emprendedores, “la idea” es considerada casi por unanimidad como un factor de importancia menor a la hora de emprender con éxito. Es más, probablemente sea una de las peores motivaciones para emprender. Entre quienes ya son emprendedores, escucharemos como factor infinitamente más determinante la ejecución. Hacer y hacer bien.

    Mira a los emprendedores y de entre todos los rasgos que comparten, hay uno que sobresale: dan el paso, hacen que las cosas pasen.

    Te quiero contar una historia. Una historia de puro emprendizaje y de pasión por la ejecución.

    Es la historia de un atleta que admiro, llamado Dick Fosbury. Aunque fue campeón olímpico en 1968, probablemente no le conozcas. Pero seguro que sí has visto a cientos de atletas (hoy todos) competir en salto de altura utilizando la técnica “Fosbury” que él popularizó: saltar de espaldas a la barra, y no de frente con la técnica dominante entonces de “rodillo ventral”.

    Dick Fosbury no fue el inventor de la técnica. Parece que otros atletas utilizaban ya una técnica similar. Pero sí fue quien arriesgó, la perfeccionó y la popularizó.

    “Fosbury tenía dificultad para competir utilizando la técnica de salto existente. A duras penas conseguía las marcas mínimas necesarias para calificarse para las competiciones escolares. Empezó a experimentar con una nueva técnica de salto con 16 años”.
    Emprender es tener la visión de algo que necesita ser solucionado y sobre todo la decisión de dar el paso y convertir la visión en realidad. El dicho popular reza con sabiduría que del dicho al hecho hay un trecho. El emprendedor es el que hace que entre dicho y hecho no haya trecho.

    “Los entrenadores de Fosbury le aconsejaban seguir utilizando la técnica tradicional. Sólo se convencieron cuando comprobaron que sus marcas seguían mejorando sin parar”.
    Como emprendedor tienes que ser quién más crea en lo que haces. Nadie va a apostar más de lo que tú lo hagas. Deberás arriesgar, superar tus propios miedos, salir de la zona de confort y dar el salto.

    “Una fotografía suya de 1964 ejecutando un salto con su técnica se publicó en periódicos de todo el mundo. Muchos de ellos se burlaban de él, llamándole el saltador de altura más vago del mundo”.
    Asume que probablemente vas a ser un incomprendido. Escucha y aprende de otros emprendedores: ellos saben qué es dar el salto. Ten fe en lo que haces. Si disfrutas de ello y te lleva en la dirección que quieres seguir, ya está mereciendo la pena.

    “Fosbury continuó refinando su técnica. Su descubrimiento clave fue que debía modificar el punto de despegue en función de la altura a superar”.
    La ejecución es clave. Planifica, pero ten presente que cada avance, cada nuevo reto, puede necesitar que te replantees cómo hacer las cosas. Persevera, pero sé flexible. Cuenta tus ideas y cómo trabajas a otros. Escucha y selecciona aquello que es útil para mejorar tu propuesta de valor.

    Si emprender es hacer, pasar a la acción, superar los obstáculos para avanzar en la dirección deseada... el primer acto de emprendimiento es superar el “quiero emprender pero mi situación actual es más cómoda”.

    Dar ese primer salto con convicción, con la motivación fundamental de querer emprender saliendo de la zona de confort, es la mejor señal de que has empezado el camino de la manera adecuada. 

    El Crowdfunding como opción para la puesta en marcha de una startup. Javier Martín (Fundador de Loogic)

    Hay gente muy relevante en el mundo de internet que piensa que “Kickstarter” va a ser la siguiente revolución tras la de los buscadores (Google) y las redes sociales (Facebook). Durante estos 10 últimos años, hemos visto en Internet como, en lo que a generación de contenidos se refiere, el protagonismo ha pasado de las empresas a las personas. Y observamos cómo está tendencia también está presente en la financiación de iniciativas emprendedoras. Antes no quedaba más remedio que acudir a inversores o bancos para conseguir el dinero, mientras que ahora existe la opción de acudir a particulares con quien compartir tu idea.

    Si tenemos que destacar destaca algún sector en el “Crowdfunding” es precisamente el de las iniciativas artísticas o creativas. En donde el emprendedor muestra aquello que quiere desarrollar, de manera que la gente pueda opinar, e incluso colaborar económicamente, a pesar de que el producto aún no se pueda adquirir. El concepto de precompra está alcanzando mucho protagonismo, de manera que existe un público capaz de pagar por adelantado por un producto concreto como es el caso de los videojuegos. El desarrollador obtiene los recursos necesarios para hacerlo realidad, y una valoración por parte de su clientela instantánea. Este mismo ejemplo se puede extrapolar a; Películas, Música, Libros, Apps o Gadgets, que están siendo los proyectos de mayor éxito en “Kickstarter”

    Sin embargo, este modelo de “Crowdfunding” no se acaba de implantar para los proyectos Web, ya que el formato y el modelo de negocio presenta ciertas particularidades. El caso de App.net es una primera experiencia que podría servir como ejemplo para otros muchos emprendedores que quieran desarrollar un producto online. La clave estará en lo bien que sepan vender la idea y en la capacidad que tenga el emprendedor para llegar a miles de personas, sobre todo por su reputación en Redes Sociales.

    En todo caso, si queremos utilizar el concepto de "precompra" para financiar nuestra idea, tendremos que ser muy buenos en la "preventa" lo que conlleva a ser muy creativos a la hora de mostrar nuestra idea, utilizar recursos gráficos de gran calidad y aprovechar todas nuestras virtudes personales para demostrar que merece la pena apostar por nuestra iniciativa. Todo nuestro esfuerzo valdrá la pena si nos sirve para poner en marcha nuestro proyecto con esta nueva tendencia, el “Crowdfunding”, que tantas sorpresas agradables nos está reportando.

    La diferenciación y la especialización como factores clave de éxito. Eduardo Elorriaga Bracho (Fundador de Hermeneus)

    Da igual cuál sea tu idea de negocio o el sector al que te dirijas. Da igual si crees que eres un first player o has identificado un pasillo en la defensa de tus competidores. Sea cual sea tu idea de negocio concéntrate en los aspectos que te diferencian y busca siempre la especialización como factores clave de éxito.

    Concéntrate en ser diferente.

    Un apartado habitual en cualquier plan de negocio o presentación de idea de negocio es el de la competencia. No pases por este capítulo de forma superficial ni menosprecies a tu competencia. Une a todo tu equipo y dedícale tiempo a identificar los puntos fuertes y débiles de tus competidores para buscar el posicionamiento que más le conviene a tu proyecto, a la vez que minimizas la cantidad de recursos que vas a necesitar para lograr dicho posicionamiento. Diferénciate de tus competidores y recuerda: "Think Different".

    Las puntocom no existen.

    Si alguien te habla de que es un experto en las puntocom sal corriendo. Sería lo mismo que te dijera que es un experto en las nopuntocom...Una tienda de alimentación se parece a una empresa de hosting lo que un hospital a una fabricante de tornillos. Detecta los departamentos clave asociados a los factores clave de éxito y pon al frente a una persona con experiencia contrastada. Recuerda que el equipo es la parte más importante de un proyecto y la mejor baza con la que cuenta un emprendedor para cumplir sus objetivos...o la peor.

     

    Emprendedores

    Imagen de relleno